BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


7 de septiembre de 2010

FUCKIN PIERNA.

¿En qué planeta una persona se sube a un taxi y lo primero que dice el conductor es: musculosa?
¿Y por qué yo debería ser consciente o advertir que se refería a la musculosa que me puse porque hacían 25 grados al sol?

- Hago como que no lo escucho, le digo mi destino y miro por la ventana.
Pero el tipo está convencido (por alguna extraña razón del cosmos) de que yo tengo la obligación de contestarle, e insiste:
- Digo, esta lindo para musculosa, ¿no?
- Si, vaya por Soler por favor, estoy apurada.
- ¿De donde sos?
- Con mi mejor cara de “que te importa” le contesto: - De Saavedra - y vuelvo mis ojos al asfalto.
- ¿España? - Pregunta el imberbe.
- No.
- Ah, tenés un acento raro.
- (Risa incómoda) Si, debe ser por el exagerado número de gente española que me rodea.
- Ah, ¿todas chicas?
En ese momento no levanté la ceja por que desde niña ese músculo se rehúsa a obedecerme. Al contrario, en ese momento mi cara se transformó en una mueca de dolor por mi fucking pierna herida.
- Si, todas chicas.
- ¿Te duele algo?
- La pierna.
- Ah, ¿que te pasó?
- Me lastimé.
- Ah, ¿pero como?
(¡¡LE ROMPI LA CABEZA A PATADAS A UN VIEJO CON PELUQUIN!!)
- Me tatué.
- Ah, que lindo, ¿lo puedo ver?
- (Risa irónica) Me duele mucho. Estoy apurada.
- Ah, ¿y eso que tenés en la boca, no te duele?
- Jeje, se llaman aros, y no. Hace muchos años dejaron de dolerme.
- Ah, peroooo…. ¿No los sentís, para qué sirven?
- Son aros, como los de la oreja, no sirven para nada, son adornos nomás.
- Ah pero…. cuando besas... la otra persona lo siente.
- NO, es como si no estuvieran…
- Ahhhh……
En ese instante me percaté de que había olvidado los antibioticos en lo de mi novia y enseguidísima agarro el celular y la llamo.
Hola mi amor, me acabo de dar cuenta de que me dejé el remedio arriba de la mesa, ¿ me los llevas cuando puedas? Gracias, Hermosa, Te amo.
- El amor de tu vida. (Nótese el dejo de ironía en la voz)
Lo miro por el espejo retrovisor, me quedo mirándolo fijo a los ojos con odio, repulsión, asco, yo no contesto, el tipo ni se inmuta, hace como si no hubiera fuego en mis ojos y dice
- ¿Es él o ella?
- Es el amor de mi vida, si.
- Ahhh, ¿y vos que sos?
- Yo soy yo.
- Si, ¿pero que sos?
- Soy homosexual.
- ¿Ahhh, pero vos sos él o ella?
- No ejercemos roles, señor, (risa inquieta) no es como en las películas porno que usted mira viejo de mierda la concha de tu madre.
- Si, pero ¿sos hombre o sos mujer?
- Ninguna de las dos, diría yo.
- Ahhh, naciste hombre.
- NO.
- ¿Sos mujer?
- SI
- Ahhh...No parece ¿En tu dni qué dice?
Logró muy a mi pesar eludir todas mis respuestas ambiguas, a lo que contesté.
- Señor, me bajo acá.
- ¿En tu dni que dice?
- Dice que soy mujer, que nací en San isidro, que voté tres veces y que tengo una causa por matar a un tachero.

1 de septiembre de 2010

Mi Vida Torteril- 21- Sueño con Serpientes


Nunca le di demasiada pelota a mi sueños porque en algún punto considero que son demasiado obvios, igual que yo que soy la que los sueño. Me caen mejor mis fantasías que mis sueños, para mí las fantasías le rompen el orto a los sueños.
La cuestión es que antes de irme a dormir y de que ésta desgracia aconteciera había hablado con Ana. En realidad no habíamos hablado, habíamos armado una canchita con computadora de por medio, como para poder, sin ningún tipo de reglas, reprocharnos un rato. Empatamos en 25 reproches y cuando venían los penales ella se fue. Se desconectó y me mandó un mensaje que decía "después hablamos, acaba de llegar". Con lo cual, ya acostumbrada a éstas pelotudeces, me fui a la cama de suplentes.
En éstas circunstancias era obvio que mi teoría sobre la obviedad de mis sueños iba a ser inmediatamente comprobada. Y si, me acosté, me dormí y soñé con Ana. En mi sueño no hablábamos porque estábamos en un lugar en donde la gente en vez de hablar, se besa. Alrededor nuestro no había nada, era como un descampado inmenso, ella estaba desnuda y yo no. Hasta ahí todo bien, el sueño cuadraba perfectamente y prometía bastante.
Todo estaba buenísimo hasta que de repente apareció como de abajo de la tierra o expulsado por alguna nave espacial el tipo éste: su novio, su amante, su amigo, su pariente, el que vive con ella. Yo me indigné. De última, si quieren, encuéntrense ustedes dos en sus propios sueños pero no vengan a invadir el mío y menos los dos juntos, no da.
No voy a detallar, porque si detallo, invento y no es la idea: La cosa es que estábamos Ana, él y yo. Yo le daba besos a Ana, él la acariciaba, yo la miraba, él la miraba. Hasta ahí todo puede vincularse a un lindo trío onírico basado en la obsesión que tengo con Ana y sus gustos, orientaciones y deseos sexuales. Nada de otro mundo.
Lo llamativamente escalofriante fue que en determinado momento él me empezó a besar: ¡que horror! en ese extraño mundo de los sueños, encerrada en ese descampado, las cosas pasaban con una naturalidad pedorra sin que yo mostrase ningún tipo de aversión a besar a un tipo y específicamente a un tipo que tenga algo que ver con Ana.
Me desperté atormentada, no solo por no acordarme que fue lo que pasó después en ese descampado de mierda sino porque encima de todo, en el sueño, casi ni la pude tocar.

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)