BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


19 de agosto de 2009

Mi vida Torteril 11- La Maga

Llegué a la casa de Isa muy agitada. Toqué el timbre y nada, cosa que era sumamente entendible ya que estaba tres horas atrasada con lo cual era lógico que Isa no estuviera. No la podía llamar porque me había quedado sin batería así que solo me restaba esperar. Todo era porque necesitaba su fucking notebook esta semana porque a la mía le había agarrado no se que pedorro virus (PCCT también afecta a las computadora de la torta infectada) y la cuestión es que estaba en lo del técnico. Así que apoyé mi culito en el escalón mientras el cielo no solo me informaba el advenimiento de la noche sino también de las altas probabilidades de tormenta. Me resigné.

Presa de la quietud de esperar a la cual me estaba acostumbrando miré hacia la vereda de enfrente y ví a alguien guardando cosas en una valija negra. Justo en ese momento estaban pasando un montón de autos que me impedían visualizar aquello que me interesaba. Y entonces la vi. Estaba liberando sus manos de unos pulcros guantes blancos. Un pantalón negro y una camisa blanca tan perfecta como sus guantes.

Era una maga. La miré durante un considerable lapso de tiempo y ella nada. Seguía concentrada en recoger todas sus cosas y terminar la jornada laboral. Me acerqué como hipnotizada, sin pensar en absolutamente nada que no fueran sus bellos guantes blancos. ¿con que fin una mujer protegería tanto sus manos? y posiblemente el hecho de que se dedicara a hacer magia fuera una de las razones, pero yo quería hacerme mi propia película

Crucé la calle y me acerqué a ella.

-¿Siempre estas acá? Dije como tirándome a una pileta olímpica desde un piso 48.

Se dio media vuelta, me miró (me miró bastante) y me dijo:

-Si, casi siempre…¿te gustó el show?

Lo pensé dos veces antes de responder.

-No, no lo vi. Estaba enfrente esperando a una amiga.

Ella continúo ordenando todas las cosas así como muy perfectamente y una lloviznita comenzó a caer sobre su perfecto pelo.

- Pero me gustaría verlo la próxima vez. A mi siempre me gustó la magia.

¿la magia? Lo que te gusta a vos es la maga. ¿Cómo voy a decir a mi siempre me gustó la magia? Parezco una nenita pelotudita.

- Yo hago trucos de proximidad.

Ah sos super regalada. Menos mal, porque la verdad tengo cero ganas de andar laburando no estoy en mi mejor momento.

-Osea son de interacción con el público, monedas, cartas, objetos…

-Claro. Dije.

-¿Y tu amiga sabía que venías? Me preguntó mientras terminaba su perfecto maletín.

-No se, había quedado en pasar pero me quedé sin batería en el celular y toco el timbre y nada. ¿no me prestarías tu celular?

Cualquiera voy a parecer una amarreta que no quiere gastar el crédito de su celular para llamar a su amiga.

La maga me dio su celular y yo llamé Isa, la muy torta no me contestó, lo que no estuvo tan mal ya que no le gasté nada, le di su Samsung y vi la luz: el Samsung es celular de torta.

-¿te vas a quedar esperándola? Me dijo mientras miraba como la lluvia nos estaba echando de ese lugar.

¿Qué es esa pregunta? La verdad es que tenia miedo de estar yéndome al carajo pensando que la maga estaba intentando algo conmigo. Pero si al final era lo que yo estaba necesitando, una noche de descontrol, una alegría, una buena revolcada de estas que una se olvide de las pelotudas de las cuales se enamora. Era una cuestión práctica, era una oportunidad para hacer justicia conmigo misma ¿acaso no me lo merecía? Si Ana no sabe recibir mi abrazo penetrante entonces que se joda.

-No, no me voy a quedar esperándola ¿vos para donde vas?

Esa pregunta contenía una obvia respuesta, porque yo soy una pelotuda cuando estoy enamorada pero no pierdo la perspicacia de mi naturaleza: ¿A dónde iba ella? A mi casa.

Al principio no hubo trucos, solo unas acogedoras copas de Ron. Me gustaba hablar de eso a lo que se dedicaba, nunca había conocido a una maga, parecía muy divertido ser maga, de hecho nos estábamos cagando de risa. Pero en un momento me pasé, estaba cual niña de 7 años diciéndole que me haga algún truquillo, cuando después entendí que la magia de una maga viene cuando una menos se la espera. Y ahí fue cuando comenzaron a escucharse los truenos.

Estábamos muy borrachas, ella ya tenía su camisa blanca a medio abrochar y yo ya me la estaba imaginando desnuda. Empiezo a tener recuerdos que pueden distar un poco de la realidad por mi estado, espero sepan comprender.

De pronto la maga solo tenía los guantes puestos, si, absolutamente desnuda y con los guates blancos, al parecer no se porque mierda yo seguía vestida. Sus guantes se acercaron en la oscuridad hacía mi, yo quería ver el As de diamante, nada de ñoños corazones. Me desvistió mágicamente y eso que tenía unos pantalones complicados. Yo estaba acostada en la cama cual odalisca adentro de la caja a punto de ser partida en tres. Se quitó uno de los guantes liberando su mano, yo supe que el gran truco estaba comenzando y yo no iba a ser una simple espectadora. El otro guante voló y las cartas comenzaron a desparramarse sobre la cama: una mezcla de encantamiento, seducción y hechizo se adueñaron de la noche, llevando a mi interior el placer mas genuino que existe.

La magia nocturna entre truenos y relámpagos fue sobresaliente. Me levanté cerca de las 12 bastante resacosa, intenté vestirme con lo que no había desaparecido y la maga seguía toda perfectita durmiendo. Aplausos para la maga.

Me estaba hidratando y dándole de comer a Benicio cuando alguien golpeó la puerta. El gato comenzó a maullar cuando yo pregunté quien era.

-Soy Ana

Casi mecánicamente abrí la puerta, y lo demás es un poco redundante y muy vista, escena típica que si no te pasó alguna vez te pasa y si te pasó alguna vez, después te pasa siempre. Cruce de miradas, Ana con cara de “me estas engañando”, la maga detrás mío y yo, medio dormida, dije: -“Si quieren desayunamos las tres”.

11 comentarios:

lau dijo...

me imagino q en ese momento final te dieron ganas de hacer magia y desaparecer,jeje.por cierto el samsung es cecular de torta??? o casulidad yo tengo uno je!

Abraxas dijo...

Jajajajajajaja... Toda la mala leche, justo en ese momento tenia que caer Ana???
Igual está bien, en realidad, es bueno que sienta que no es única, que puede llegar a perder la oportunidad para siempre, que las tortas cojemos... y nuestra única opcion no en una paki confundida... que hay un abanico de posibilidades garchiferas y amorosas en cada esquina.
Por ahí reacciona, no?
Para mi Nokia es mas de torta... son celulares de gente con pito emocional los Nokia.

talita dijo...

que bajón, che.
pero me encantó la frase final. excelente.

Mhoris eMm dijo...

Ahhhhhhh! Me encantó el final! Por dios! jajajaja! Desayunamos las tres? Que lindo, porq tanta complicación de fidelidad y de pareja, si entre más mejor!

Lucy dijo...

que bueno chongo en vías!!!! atenta al capítulo 12!!! Cómo se habrán desenredado???

macu dijo...

pero de tu vida torteril tendrian que hacer una serie! jaja..
mejor que se encontro con la maga, ahora ana sabe q vos podes seguir tu vida sin ella o por lo menos eso seguramente penso...a ver si ahora esto le ayuda a decidirse.
el final ideal, jaja!
QUE desayunoo..

yiya dijo...

Me encanto que apaezca Ana en ese moneto !!! Imagino su orgullo paki como quedo jajajaja

My Name Is Beelén :) dijo...

la verdad es admirable lo tuyo, aplausos para la maga y para vos también porque es para ovacionarte con todas las ganas.

Polilla dijo...

jajaja buenisimo que llegara ana!!!!!!!!! desayunaron o no? jajaja fue genial la verdad.
Y si tenes razon.... te pasa mas de una vez!! jajajajaja

RealidadeS dijo...

Naaaanana es exelente... para cuando la novela??

Pazchi dijo...

Y entonces los Motorola a qué categoría corresponden?

Y porqué siempre que se abre una puerta llegan las frases más célebres de una vida?

preguntona =)

Pazchi

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)