BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


2 de junio de 2010

Mi Vida Torteril- 19 Encastre Químico.

Es verdad que magnifico. Pero fueron días dignos de magnificar. No es novedad lo del encastre químico, ya me había pasado, pero con los años resigné la posibilidad de que pudiera volver a sucederme: encastrar es básicamente encajar una cosa en otra de manera que una parte de la primera entre dentro de la segunda, o bien que toda la primera entre dentro de la segunda. A mí me pasa esto con esta piba de la cual, dicho sea de paso, ya se su nombre.
Encastramos, ni nos acoplamos ni nos encimamos ni nos incrustamos, mecánica y químicamente nuestra relación se basa en este mecanismo. Es verdad que no hablamos mucho, lo cual para mi es sumamente complicado, no porque me guste hablar sino porque para mi hablar es una necesidad, pero cuando garchamos hay otra necesidad que se ubica estratégicamente por arriba de la ya mencionada y entonces soy capaz de convivir con el silencio.
Retomando, yo creo que la química, esa manifestación de elementos compatibles entre los cuerpos, ecuación hormonal o simple y llanamente calentura, se ve modificada por este mecanismo de encastre: Ella y yo encastramos, a nivel corporal mi lengua encastra, sus manos encastran, mis piernas encastran, todo encaja perfectamente de una manera tal que una parte de la primera entra dentro de la segunda, o bien que toda la primera entra dentro de la segunda. Y esto no sucede solo en la esfera corporal: Yo quiero garchar en la ducha y ella se quiere bañar: encaja. Las acciones también están bajo el magnífico efecto del encastre. Me llama, yo atiendo. Me dice de ir a su casa, voy. No me llama, yo tampoco tengo ganas de verla. Los besos encastran y hasta los sueños encastran. La pregunta es:
¿ este magnífico mecanismo puede llegar a tener un error?
Ayer me llamó por teléfono y me invitó a una fiesta en su casa. Todo perfecto. Fui con Isa. Era una fiesta bastante multitudinaria, ella nos recibió, las presenté. Isa hizo algún comentario pelotudo y nos pusimos a emborracharnos. Ella desapareció, Isa se puso en modo "estoy re caliente" y yo me senté en una sillón a ver las graciosas estrategias de levante de mi amiga. Pasó un tiempo considerable, Isa estaba triunfando y yo tenía como consigna esencial no estar sentada en un sillón borracha, en estos momentos era peligroso. Me levanté y empecé a buscarla, y en ese interminable camino hacia ella pensé en Ana, fue un segundo, no me permití mas, al segundo siguiente veo a la anfitriona fragmentada por otro cuerpo que me impedía verla entera.
¿ era éste un error del mecanismo? ¿Por primera había algo que no estaba encastrando?
Yo pensaba que si hasta que su mirada incitó a que me acercara, yo no dudé un instante en hacerlo. Ella encontró mi boca mucho más rápido de lo que yo la encontré a ella y la otra ella, por su parte, me calentó enseguida.
Me uní a la fiesta, quizás porque anhelaba que el mecanismo no tuviese fallas o quizás porque no quería volver al sillón.

4 comentarios:

Boludearte dijo...

que curiosidad! Pero todo encastra, de lo contrario no lo hubieras hecho, bien por tí

Hay Que Gastar el Taco para Ser una Diva dijo...

Mi encastre comenzó en noviembre de 2008 y aún sigue, sin fallas ni errores (o por lo menos hasta las fallas y los errores forman parte de ese encastre)... muy linda tu pluma y me encantan los videos de youtube besiitos y sonrisaas Lucía

PD: me hice el test de chongo, soy categoría torta sandra jajajja muuy divertido chicass

Polilla dijo...

Mi encastre ultimamente es una enfermedad de la que intento curarme... me he vuelto una pelotuda profesional.
besos a todas...

La Hueco dijo...

Oye polilla, sumate a militar de aca al 14 x la reforma de la ley. Mendoza es un fuego!

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)