BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


15 de mayo de 2009

Mi Vida Torteril- 2- Trabajo

La cuestión era estrictamente física y de indumentaria. Tenía una reunión con mi jefe y los jefes de mi jefe y  como lo pintaban parecía que también íbamos a reunirnos con  la mismísima presidenta. Por razones prácticas no suelo pensar cada mañana que me pongo, mi oficina es mi casa y mi baño es mi baño, aunque a veces también lo uso de oficina. Mientras que yo envíe en tiempo y forma lo que ellos requieren esta todo bien, pero en putisimas excepciones suele suceder que los artículos en cuestión necesitan debate y tratamiento personalizado. Ahí es cuando me tengo que sacar el pijama y disfrazarme de todavía no se que. Que, al fin y al cabo,  lo que me rompe soberanamente la existencia es tener que vestirme.

Este debate y tratamiento directo con la escritora -yo- era el momento en el que la mirada de mi jefe hace que se filtren chabacanamente sus pensamientos: “Luciana no parece” pobre tipo tuvo que negociar hasta con el diablo en persona para mantener una revistita pedorra sobre vinos  y luego de eso no se como, logró elevar su empresa a la categoría comunicacional y ahora está en todas partes: radio, televisión, Internet y en el sobrecito de sopa Quick que me tomo a media mañana.

El asunto es que mi sueldo justifica todas estas paparruchadas, no cambiaría el baño de mi casa ni mi pijama amarillo por absolutamente nada. Bueno quizás si lo cambiaría  por que la condenada Ana se dignara a un puto llamado, pero en fin.  En la reunión se trataban  las mismas pavadas de siempre, la gente se preocupa porque las cosas van bien, porque la gente lee la revista, mira televisión y escucha la radio. Pero las reuniones son de “habría que reformular tal cosa” “habría que pensar tal otra”. Deberían guardarse esas estúpidas reflexiones para cuando las cosas no van bien, ¿por que en cambio no se van a disfrutar de los asquerosos country y de sus esposas pelotudas? Pero ahí estaba yo casi tan pelotuda como sus esposas diciéndoles a todo que si y pensando en ir a Coto esa tarde. Y  mi celular no solo interrumpió la lista imaginaria del supermercado sino también la reunión. Algo de vergüenza me queda todavía así que pedí disculpas y putié en arameo a Macu que era quien estaba llamando. Todavía no entiendo muy bien como se apaga mi celular así que apreté un conjunto de botones y problema solucionado.

Los fulanos eran cuatro más mi jefe: los 4 fulanos me miraban las tetas como si fueran dos platos voladores sobrevolando el obelisco. Me indigné. No porque le estuvieran sacando una radiografía a mis tetas sino porque yo no tenía tetas a las que mirar. ¿Por qué cuatro fulanos y no cuatro fulanas? ¿Por qué encima de tener que soportar estas infumables reuniones no podía yo también disfrutar-como ellos- de un par de tetas? No pude responderme y cuando quise acordarme la reunión estaba terminando, agradecimientos, despedidas y demás formalidades hicieron que me fuera inmiscuyendo en los pasillos, en el ascensor y finalmente en la calle. Ya era libre. Decidí responder el llamado de Macu quien tenía una  extraordinaria idea para el temita que estaba teniendo con Ana: -Agregala en el facebook. Gritó desesperadamente. Parecía que era el día en que yo estaba destinada a ser recepcionista de pelotudeces. Evadí la alternativa de Macu y bajé intencionalmente al subte para quedarme sin señal.

Mientras anhelaba mi baño y mi pijama amarillo en el subte, pensaba (y me reía) de  la primicia que seguramente había dado mi jefe acerca de mis tetas y la respuesta de los cuatro fulanos y su estrecho “no parece”.

5 comentarios:

AACH dijo...

Genial, genial, querida! Gracias por la magia! :D

Gime Piu dijo...

aguante hacer espionaje por facebook ¬¬

Troi dijo...

Escríbale algo a esa Ana... usted tiene verdaderamente magia en su uso de las palabras!

::♥ Sol ♥:: dijo...

Jajjaj muy bueno ... que increible esos cuatro fulanos! Te dejo un saludo

V. dijo...

jaja muy bueno!!

un saludo!

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)