BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


1 de octubre de 2009

Los tres Chonguitos...

Hola todo el mundo chonguil! depues de tanto tiempo hoy vuelvo a escribir... xD hoy les voy a contra un lindo cuentito adaptado a nuestro mundo torteril.. Esta es la historia de los tres chonguitos...:

En un país no tan cercano tres hermanos chonguitos trabajaban en la construcción de sus casas.
El más pequeño levantaba su vivienda con paja (tenía una paja ara construir…) con el fin de acabar pronto y poder irse a tortear.
El mediano laboraba su vivienda con madera, con la idea de terminar temprano para que, como un buen chongo, pueda tortea. El mayor de todos no pensaba tanto en las minas, sino en construir una casa fuerte y segura que lo pusiera a salvo del temible Chongo Feroz; por eso decidió hacer una gran casa de ladr4illos, costara el esfuerzo que costara, aunque tuviera que dejar de lado el torteo y olvidarse de su chonguez hasta que terminara.
Antes de acabar el día, los dos chonguitos menores habían terminado su tarea y fueron hasta la casa del chongo mayor que aún trabajaba duramente:
- Ven con nosotros a tortear un rato- le decían
- No hasta terminar mi vivienda- contestó el chongo mayor.
El menor de los chonguitos miraba minas desprevenidamente, cuando vio al chongo feroz que saltaba desde detrás de los arbustos y se abalanzaba para cojerlo.
El chonguito corrió hasta su casa de paja y se encerró en ella.
El chongo feroz, enfadado, gritaba:
- Abre la puerta o soplaré y soplaré como un hdmp, y tu casa derribaré.
Como el chonguito no abrió, el chongo feroz sopló como un hdmp y la débil casa de paja voló por los aires.
El pequeño chonguito, cagadísimo de miedo, corrió ala casa de madera de su hermano.
El chongo feroz lo persiguió, pero los dos chonguitos alcanzaron a encerrarse en la casa.
El chongo volvió a putear furioso:
- Abran la puerta o soplaré y soplaré como un hdmp, y la casa derribaré.
Tuvo que soplar dos veces como un reverendo hdmp, y al segundo soplido la casa de madera se vino abajo.
Los dos chonguitos corrieron todo lo que pudieron, cagados de miedo, hasta llegar a la casa de ladrillos del chongo mayor.
El chongo feroz, al llegar a la puerta, gritó:
- Abran la puerta o soplaré y soplaré como un hdmp, y la casa derribaré.
Los chonguitos menores temblaban del cagaso que se habían pegado, mientras que el mayor les decía:
- Estén tranquilos, esta casa es fuerte y segura.
El chongo feroz sopló, sopló y sopló, hasta quedar agotado, y la casa de ladrillo no se derrumbó.
Entonces el “astuto” chongo feroz subió al tejado para intentar entrar por la chimenea.
El chonguito mayor, oyendo los pasos en el techo, puso un caldero de agua hirviendo, y el chongo feroz, al bajar, se quemó todo el culo y empezó a putear a los tres chonguitos y salió corriendo hasta perderse en la loma (de quien sabe donde) para siempre.
Y los tres chonguitos vivieron torteando felices por siempre.


Bueno... espero que les aya gustado... si tueviera hijos se lo contaría todas las noches jajaja...
Que anden muy bien....


Flor....

5 comentarios:

La Hueco dijo...

Eh... no quiero ser cruel... pero me lo leí todito esperando el momento del giro chongo/tortil del pinche cuento! no vale cambiar "cerditos" por "chonguitos" y listo! Ahora te vas a contar el de la torta durmiente? Labure un poco, che! (no vaya a pensar que lo digo de mala onda, eh?)

ASZX dijo...

No, la próxima es: 'Chongo, la Caperucita Roja' :-p

Chongo asistente dijo...

Juaaaaaaaa
Hueco sos lo mas jaja
Yo pensaba hacer un comentario de ese tipo pero... no queria sonar mal.
Pero a esta hora ya no me importa nada i voy a decir lo que pense...
Me gusta cuando actualizan en blog con humor mas "inteligente"
El cuento... muy infantil.
Consejo: de no hacer algo interesante para postear SUBAN FOTOS DE MINAS CARAJO! JAJA

Chongo asistente dijo...

* de no haber

Abraxas dijo...

Bueno... ustedes lo dijeron, no?
Yo me abstengo...

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)