BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


6 de julio de 2009

Mi vida Torteril 5- La Señorita Ombligo.

Después de meditar sobre los últimos hechos acontecidos, percibí que era un buen momento para bajarme del mundo, que el tren se pare porque yo me bajo, no quiero saber nada, sigan sin mi que yo los alcanzo.

La manera que elegí para llevar a cabo mi cometido fue improvisada y hasta poco conveniente pero fue la única que se me ocurrió: Saqué el pasaje para irme a Rosario, ciudad en la que residen mis padres, mi perro y mi primera perra. El procedimiento era bastante sencillo: un fin de semana en el cual mamá intentaría modificar mi dieta en dos días y papá me mostraría lo progre que se había vuelto al hablar de las personas homosexuales como si fueran personas normales.

Esa era mi proyección de fin de semana por lo que el viernes me encontraba cual Forest Gump buscando el asiento número 25 y pidiéndoles encarecidamente a todos los santos que no hubiese niños cerca. Afortunadamente no solo no había infantes a la vista si no que el 25 y el 26 estaban vacíos. Así de ermitaña soy. Yo y mi pasillo, mi pasillo y yo.

Me estaba disponiendo a sentar cuando de la nada apareció la titular del asiento 26: una morocha a la que lo primero que le vi fue el ombligo mientras intentaba colocar su mochila arriba en el portaequipaje. Su ombligo me dijo: ¿No me cambiarías el asiento? Ahí fue cuando levanté la mirada, el colectivo comenzó a andar mientras yo pensaba porque me estaba yendo a Rosario y no a la Quiaca le dije: “Si, no hay drama”. Entonces moví mi culito y me pasé a la ventana que se convirtió en la receptora de todas las perversas especulaciones que empecé idear. Si, así como de la nada había salido, de la nada me había re calentado. Opté por extraer de mi mochila un libro que me sirviera para disimular que mi mente siniestra estaba en pleno proceso de detectar si la morocha era o no era.

Mi temperatura estaba subiendo rápidamente, por lo que por segunda vez en la tarde convoqué a todos los santos para que la mina y yo nos diéramos desenfrenadamente durante todo el trayecto. Recreando que leía le di paso a un silencio empapado de deseos pecaminosos. Ella activó su mp3 llevándose a las orejas los auriculares. Todo era tan obvio que me hacia dudar hasta de las señales mas claras que con los años aprendí a descifrar. Es decir, puedo ser una neurótica-depresiva- esquizofrénica pero a la hora de saber si una mina es o no es suelo ser imbatible. Era algo que se olía, estaba en el ambiente, no se puede explicar, es.

No daba para más, era el momento de embestir cual autito chocador. Dejé el libro a un costado, me levanté, comencé a caminar de coté colocando mi culito contra el asiento de adelante, la roce lo más que pude, le clave la mirada y encaré hacia el baño. Mientras yo cronometraba la señorita ombligo apareció acreditando su condición de recontra torta y me arrancó toda la indumentaria como si hubiera estado buscando mi remera durante toda su vida. Evocando a todos los santos, nos dimos de una manera considerablemente virtuosa. La realidad es que este tipo de anécdotas dan mucho para adornar el hecho en si con fantasiosos inventos y exageraciones, pero aseguro que no fue el caso. No tengo que adornar nada porque cualquier cosa que invente resulta incapaz de igualar el sexo que tuvimos. No se que fue. Evidentemente existía algo que la perra de Ana no había llegado a desbaratarme y este sexo ilustre había sido la prueba irrevocable. La señorita ombligo y yo salimos mucho tiempo después, ella se colocó los auriculares y yo volví a la ventana pensando en que pronto aparecería la cara de mi madre preguntándome qué había comido durante el viaje.

10 comentarios:

Ana dijo...

Ohhh, Dios, por qué no me pasan cosas así???
Ana

La panza de la aragna... dijo...

yo quiero que me arranquen la ropa en el micro!

Abraxas dijo...

Amo tus posts chongo en vías de desarrollo!!!

Lucy dijo...

qué cabeza querida!!!

Pazchi dijo...

es que la respuesta es tan obvia, tan pero taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan obvia....


=P

AACH dijo...

GENIAL, como siempre! Ya estoy creando tu club de fans querida!

AACH dijo...

Ya está creado el club de fans!

http://www.facebook.com/pages/Chongo-en-vias-de-desarrollo/98328518148?created#/pages/Chongo-en-vias-de-desarrollo/98328518148?ref=mf

Chongo en vías de Desarrollo dijo...

Chongo en vías de desarrollo agradece profundamente a la dirigencia de la AACH y a quienes disfrutan cagándose de risa en este inigualable espacio....
Esa foto no vende mucho para un club de fans no? :P

La mas... dijo...

Esas cosas pasan en todas las peliculas menos en la mia!!! yo quiero que un chongo me agarre asi!!!

Turca dijo...

Mierda, yo también quiero!

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)