BIENVENIDA A LA PÁGINA OFICIAL DE LA Asociación Argentina de cHONGOS

Yo quiero el CARNET!


13 de julio de 2009

Mi vida Torteril 6- Ana en casa (Lado A)

Viene a mi casa, si así sin preámbulos: Ana me llamó esa tarde y me preguntó sin ningún tipo de pudor si podía venir a mi casa. Si veníte, aunque haya pasado varias semanas martirizándome, tomando infinitas pastillas y garchando como una descocada, no hay problema, Venite. Y luego de cajonear esos pensamientos le respondí igual que a la señorita ombligo. “Si, no hay drama”. Esta historieta de no tener drama para nada me estaba inquietando un poco. Empecé a sentirme tan pelotuda como la primera vez que nos vimos, pero luego entendí que realmente no era una pelotuda como había creído durante todo este tiempo. No quería recurrir a argumentos románticos y trillados pero la inhóspita realidad era que estaba confundiendo el síndrome de la pelotudez con algunos síntomas de enamoramiento cuya mayor manifestación es parecer una pelotuda y actuar condescendientemente como tal.

El hecho en sí era que Ana estaba a punto de tocarme la puerta, de penetrar en mi casa, de acariciar a mi gato, lisa y llanamente de introducirse en mi territorio, cosa que evidentemente me transformaba en un conglomerado de nervios. Ella quería hablar: ¿Con quien querés hablar flaca? ¿Con la mina que nunca entendió que quería decir tu remera? ¿O con quien se hizo incontables pajas mentales (y corporales) con vos? ¿ querés hablar con la que empezó terapia después de pasar una noche con vos y no saber nada al punto de pensar que podrías haber sido producto de su imaginación? ¿o querés hablar con la que ratificó que no eras producto de su imaginación porque te encontró en el facebook? . Que nadie me escuche. Estoy poniendo en exhibición una histeria que no se equipara con mi personalidad, yo no soy así. Vibró mi celular porque cometí el nocivo error de contarle a Macu. En este momento no estoy para llamados, como si mi vida fuera una telenovela y estuviesen trasmitiendo el capítulo del viernes. Sonó el portero y en ese momento se produjo una elipsis que sospecho se debe a lo linda que estaba, se ve que mi cerebro (o las pastillas) bloquearon los primeros minutos de la visita. Ana penetró en mi territorio, acarició a mi gato y se sentó en mi sillón.

“Que lindo gato” dijo.

Si bueno, obvio que mi gato es hermoso pero no estamos acá para debatir sobre la indiscutible belleza de mi gato, estamos acá porque vos querías hablar.

“Si, se llama Benicio” Respondí.

Lo volvió a acariciar.

“Luciana quería hablar con vos porque me parece que te debo una explicación”. Dijo.

Naaaa .¿ te parece? ¿Qué te hizo pensar semejante cosa?

“Si no se, puede ser”. Dije y mire a Benicio que en su lenguaje gatuno me reprochaba las estupidas respuestas.

“La pase re bien esa noche”

Ah si? Menos mal que coincidimos en que la noche fue perfecta y que todo daba para seguirla porque teníamos una conexión de la concha de la lora y porque simplemente estas dotada de una cualidad divina para coger.

“Si, yo también” Dije y me di cuenta que con Ana siempre iba a ser un ente monosilábico.

“Lo que pasa es que nunca estuve con una mujer, me acabo de separar de mi novio”

Ana me sentenció a cadena perpetua. Todos los pensamientos que estaban bombardeando el ambiente dejaron de existir. Se los tragó Benicio. Mi mente quedó inválida. Aunque antes de entrar en ese estado vegetativo dediqué medio segundo a pensar en las recontrapelotudas de mis amigas tortas que me habían presentado a una mina …¿Una mina que? ¿con novio? ¿Primeriza? ¿Heterosexual?. Pero fue solo medio segundo. La responsabilidad no la tenían ellas. ¿Cómo se puede explicar que una mina que nunca estuvo con una mujer provoque lo que provocó Ana esa noche, en esa casa, en la loma del orto y con esa remera? Con la cantidad de mujeres que no tienen la mas mínima percepción de qué hacer frente a otra mujer. Viene ésta, que se las había ingeniado no se cómo para que mis amigas tortas creyeran que era un buen partido para mi y no conforme con tal empresa, acto seguido, se las había ingeniado para llevarme a su casa y hacer que yo fuera su Sensei sin que yo me diera cuenta. Ana era una depravada.

12 comentarios:

yiya dijo...

Yo en algun momento de mi vida fui una especie de Ana y llegue a la conclusion que torta se nace no se hace....
Gracias por abrirte y compartir esto..

Gime Piu dijo...

otra joyita!! el thriller de los posts!

La Hueco dijo...

Oh, si! Más!! El lado B, el C el Deeee!
Qué grande! Me encanta leerte. Saludosss

Abraxas dijo...

Chongo... varias cosas.
1- Sos una idola, obvio que me uni a tu club de fans.
2- Mmm... fuiste la primera. Las salidas del closet y las primeras experiencias sexuales en general son complicadas... vos te quedaste pensando en ella despues de la primera cita y evidentemente ella se quedo pensando en vos. Lo que va a determinar si es una enroscada o no es lo siguiente:

*Para que carajo te fue a dar tal explicacion? Para que entiendas que fue un episodio de locura transitoria lo que paso entre ustedes dos, o para que entiendas que no fue facil para ella digerir toda esa situacion pero ahora viene segura de que quiere tener una chance con vos????

3- Espero ansiosamente tu proximo post!!!!!

Tanita dijo...

Grande chongo en vias... tus relatos son adictivos
pero (o ademas)debo decir: soy primeriza y... te puedo asegurar que despues de 14 años de ratonearme con minas y unos pocos de coger con tipos y pensar (mientras) en minas... parece que adquiri una "natural" comprension o como se llame de "eso" que es estar en la cama con una mina (por lo menos con esta)... quizas porque, como dice yiya... torta se nace!!!! solo es... relajarse y gozar (si si... gozar muuucho)
abrazos chonguiles

Pazchi dijo...

MMM!!!
Más!!!
Queremos más!!

=)

Pazchi

listensorjuana dijo...

Loco me tan haciendo dependiente del blog jaja los relatos imperdibles, y para colmo, aquellos vestigios machistas que me hacían estar seguros que los tipos, somos unos capos en el arte de la seducción, manejando hasta el último detalle, fué desbancado por el exquisito relato chongo. Congratulations jaja dale tiempo a la de la estación... aguanten ustedes!

Violeta Chavela Vargas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Boludearte dijo...

Chapeaux para Ana! Primeriza, huyó espantada, pero volvió! eso siempre es difícil. A mí me huyeron algunas pakis, y otras hoy son tortas hechas y derechas (pero a mí me gustan las pakis... que le vamos a hacer). Chongo, tus relatos son excelentes! Creo que dps de la Rana fui tu primer Fan =P

Violeta Chavela Vargas dijo...

bueno ahora si, se me complicó el asunto de publicar un comentario, jejeje

Lo que me intriga es: para que fue a tu casa???? mmmm jueguito perverso de paki, seeee

Mina dijo...

Genial... te espero en mi blog para darte un premio

La Hueco dijo...

Mmmm... Estoy desarrollando una potente sospecha de que la tal Ana tiene ocupadísimaaaa a nuestro chongo en vias de desarrollo!!! Queremos saber qué está pasando!

Cómo preferís referirte a vos misma o a otras Tortas Chongo?

¿María Elena Walsh ES CHONGO? (pregunta sugerida por una lectora)